LA WEB DE CINE QUE TE MANTIENE AL DIA
               Críticas de Cine
                       Música                Quiénes Somos                         E-Mail

Batman Begins


Director: Christopher Nolan

Intérpretes: Christian Bale, Michael Caine, Liam Neeson, Katie Holmes, Gary Oldman, Morgan Freeman, Tom Wilkinson.

Nacionalidad: Estados Unidos

Duración: 141 minutos.

por Asier Sisniega

Han hecho falta el paso de 8 años para sanar viejas heridas y poder afrontar con garantías de calidad una quinta parte del hombre murciélago. Tras los dos despropósitos engendrados por Joel Schumacher, especialmente la horripilante Batman y Robin, era necesaria la participación de un director reputado para devolver a la saga por la senda iniciada con Tim Burton. Christopher Nolan había iniciado su carrera en Hollywood con la excelente Memento y con el remake americano de Insomnio, protagonizada por Al Pacino y Hillary Swank, que pasó bastante desapercibida pese a su interesante argumento.

Bruce Wayne ha terminado sus estudios universitarios, momento en el que el asesino de sus padres es puesto en libertad tras cumplir 14 años de condena. La ciudad de Gotham está invadida por la corrupción y las mafias. El trabajo que había realizado el padre de Bruce por reflotar la ciudad había dado sus frutos inicialmente, pero pronto había abocado a gran parte de la sociedad a mendigar y a vivir de la delincuencia. Ante este panorama el joven Wayne desaparece sin previo aviso, recorriendo todo el mundo para conocer la delincuencia de primera mano y vencer sus temores. En Oriente será adiestrado en las artes marciales, con el fin de encontrar su camino, el de justiciero enmascarado de la ciudad de Gotham.





Lo primero que conviene destacar de Batman Begins es el completo lavado de cara de la atmósfera y de los personajes. De los colores chillones y excesivos cercanos a la horterada de las películas de Schumacher, a ritmo de videoclip y con personajes sin profundidad, se da paso a un mundo mucho más oscuro donde Batman se manifiesta ante todo como un ser humano, alejado de los superpoderes de otros héroes, que se cuestiona multitud de preguntas fundamentales. Un inteligente montaje, característico del cine de Nolan, va insertando retazos de la niñez de Bruce con continuos flashbacks, logrando que las piezas encajen hasta llegar al momento presente. Son esta vuelta a los orígenes a los que hace referencia el título lo mejor de la película junto al desarrollo presente de la mente y el físico de Wayne. Su regreso a Gotham, la creación del personaje y la posterior derrota de la mafia son momentos acertados que encumbran a esta película junto a los mejores momentos de los dos filmes de Burton. Con la encarcelación de Carmine Falcone se pone fin al acto uno de la película. En ese mismo instante se nos desvela que un poderoso aparato capaz de vaporizar el agua del suministro de la ciudad ha sido robado de un buque con el objeto de propagar un veneno que trastorna a todo aquel que es expuesto. Esto no es más que un Mcguffin, un elemento típico sin el menor interés que nos sirve para presenciar la salvación de la ciudad por parte de Batman y el enfrentamiento con su mentor. Contrariamente al aumento de la acción la película decae en interés, se vuelve más impersonal y la mano del director bien podría ser la de cualquier especialista en el género.

La valoración de ciertos personajes es muy discutible. El Espantapájaros resulta un enemigo mediocre para el nivel general de la película y rompe su calidad general. Lo mismo se puede decir del actor que lo encarna, un joven de cara angelical más propio de una serie estadounidense de jóvenes fácilmente excitables. ¿Acaso resulta creíble que ese personaje pueda dirigir un Centro Psiquiátrico a su edad? Más de lo mismo se puede decir de la insulsa y empalagosa Katie Holmes, en boca de todo el mundo estos días por la cursi petición de mano de Tom Cruise en la Torre Eiffel. La actriz parece no haberse dado cuenta que hace años que dejó la serie Dawson Crece y se dedica a torcer el morro durante los planos en los que aparece. Una protagonista femenina de pacotilla si la comparamos con Kirsten Dunst.

Christian Bale se entrega plenamente en cada uno de sus proyectos, quizá en demasía, como pudimos comprobar en El Maquinista y que tras poco más de un mes recuperó incluso más de su peso habitual para este rodaje. Dota al personaje de unos rasgos más cercanos que los prepotentes Val Kilmer y Michael Keaton, y más depurados que los de George Clooney. El traje le sienta como un guante, especialmente lo que se refiere a su mentón y sus labios, seguramente tengamos Batman para años.

 

El plantel de actores secundarios es extenso y de contrastada calidad, si bien no es una película pensada para grandes composiciones. La ciudad de Gotham bien podría ser cualquier gran metrópoli actual, con su centro financiero, sus áreas acomodadas y los arrabales. Es una ciudad eminentemente oscura como puede serlo cualquier gran ciudad de Asia, lo que lleva a que echemos de menos ese magnífico universo creado por Burton y su poderosa dirección artística. No cabe duda de que ha sido un acierto alejarnos del mundo de Schumacher, pero el acercarse tanto al real no logra el efecto esperado, algo sin duda totalmente deliberado, que no acertado.

 

En conclusión, Batman Begins goza de un primer acto de gran calidad y un segundo de mucho más bajo nivel. Con todo, es la mejor película sobre un superhéroe de los últimos años junto a las dos de Spiderman dirigidas por Sam Raimi. Sus 2 horas 20 minutos no se hacen pesadas, aunque una segunda parte de la trama más acertada la habría hecho ganar muchos enteros. Una de las películas de acción del verano de 2005.

Valoración: